Natillas Caseras, {endulcemos este lunes con una receta tradicional ;D}

¡¡Hola a tod@s!! ¿Cómo os está yendo el último lunes de junio? Seguro que muchos de vosotr@s estaréis ya a las puertas de las ansiadas vacaciones, ¿verdad? Y sino, pues nada mejor que intentar llevarlo de la mejor manera posible y, para eso va genial alguna recetilla que os endulce los días..."Con un poco de azúcar es la píldora que os dan...." =D

Y para eso vengo hoy por aquí, para mostraros una de las últimas recetas que hice, fruto de un merengue suizo que realicé y del que obtuve como resultado, además del citado merengue, unas yemas de huevo que me negaba a tirar. Pensando estuve qué hacer con ellas para utilizarlas y se me ocurrió que podrían ser transformadas en unas deliciosas natillas, dulce tradicional que aún no había recogido en el blog.
Por ello, me puse manos a la obra realizando búsqueda por la red y tachán, tachán..., las yemas quedaron transformadas en la siguiente delicia :)


Aquí están mis natillas caseras. Seguro que mucho de vosotr@s tendréis vuestra propia receta tradicional de casa, esa que nunca os falla, pero por si no es así y andáis buscando una, pues aquí os dejo la mía.
Como os decía, la receta elegida fue la de Recetas de rechupete, ya que fue la que más me gusto y, además, contaba con la seguridad de que saldría, ya que sus recetas, (sean del blog o del libro que tengo), siempre salen. Aun así, le realicé alguna modificación y reduje a la mitad las cantidades originales que se mostraban, ya que sino me iban a salir natillas para un regimiento, jejej. Por lo demás, seguí los pasos y las indicaciones tal y como se indicaba.

¿Os animáis? Venga, que esta receta ni tiene horno ;) ;) 
- 4 yemas de huevo.
- 750ml de leche.
- 4 cucharadas de azúcar normal.
- Cáscara de limón y una ramita de canela.
- 20g de Maizena.

Para decorar: galletas y canela en polvo.
1. Vertemos la leche en un cazo, separando, de esta cantidad total, un vaso de leche que dejamos reservado por el momento.

2. A la leche del cazo, le añadimos la rama de canela y la cáscara de limón, (la cual se habrá lavado previamente y cortado con la mínima cantidad de blanco posible, para evitar así que amargue) y ponemos al fuego hasta que prácticamente llegue al punto de ebullición.
Una vez alcanzado, retiramos del fuego y dejamos reposar 10 minutos. Cuando pase este tiempo, retiraremos la corteza de limón y la ramita de canela.

3. Mientras tanto, al vaso de leche que habíamos dejado reservado, le añadimos la Maizena y mezclamos bien, hasta homogeneizar y que no queden grumos. Reservamos.

4. En un bol aparte, colocamos las yemas y el azúcar y batimos bien con varillas hasta que espumeen. Una vez conseguido, se añadirá el vaso de la leche con la Maizena y se volverá a mezclar bien todo para que quede homogéneo y sin grumos.

5. A continuación, calentamos nuevamente la leche infusionada e iremos vertiendo la mezcla anterior poco a poco, y sin parar de remover con las varillas.
Continuaremos removiendo a fuego lento, (sin que llegue a hervir), y sin parar de remover, (ya que sino se pegarán), hasta que la mezcla espese y adquiera textura. 

6. Una vez tengamos la crema lista, vertemos en los vasitos en los que las vayamos a presentar y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cubrir cada vasito con papel film, de forma que toque la superficie de las natillas para evitar así que se forme una costra.
Llevamos a la nevera, donde dejaremos que se enfríen de forma completa y donde terminarán de adquirir sus consistencia final.

7. Cuando las vayamos a consumir, colocaremos encima nuestras galletas preferidas y espolvorearemos un poco de canela molida por encima.


Y voilà, listas para ser disfrutadas ;)
No me digáis que no apetece un vasito de natillas ahora con estas calores, jejee y encima caseras, que eso siempre es un punto a favor sobre cualquier dulce que se haga.


Lo malo es que, como me suele pasar cuando subo las recetas al blog, ya están gastadas y comidas, por lo que veo las fotos, se me antojan, pero ya no tengo tacitas de natillas en mi frigo, jejeje. Tendré que buscar recetas con yemas sobrantes ;D jejejeje
Lo cierto es que de textura, yo creo que le añadí un pelín de Maizena menos de lo que la receta ponía y la textura final me salió menos consistente de lo que esperaba. Por eso os he puesto la cantidad de Maizena original, (y en el caso de que os gusten menos consistentes, pues le añadís un pelín menos).


¿Quién quiere una tacita? =D
Bueno, pues por hoy, va tocando despedirme ya. Espero que os animéis a hacerlas y ya me contáis. Mucho ánimo para los que aún estáis esperando vuestras vacaciones y para aquellos a los que ya tienen la suerte de estar inmersos en ellas, disfrutadlas mucho =)

Friends at first sight.
....hasta la próxima receta!! =) =)

Comentarios

  1. Y ahora en este tiempecito si están fresquitas....humm.....Besines!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares