lunes, 28 de noviembre de 2016

Bundt Cake de Chocolate y Marrón Glacé, {ya va oliendo a Navidubi!! :D}

¡¡¡Holaa!!! Bueno, bueno, lo primero perdón por esta laaarga ausencia =(, pero tranquis, que ya estoy aquí, jijij ;D
De verdad, es que el tiempo se me va volando: entre la facultad, todos su trabajos, exámenes, entregas, mi inglés y demás quehaceres, los días se me pasan que ni me doy cuenta, con apenas tiempo de sentarme un ratito =( =( 
De hecho, apenas estoy encontrando tiempo para hornear..., siento que mi horno me echa de menos, jejeje 
Aún así, sí que os digo que lo poco o mucho que pueda ir haciendo para satisfacer mis necesidades de hornear, podréis verlo en Instagram, ya que ahí estoy un poco mas activa, por eso de que es más inmediato y no conlleva toda la organización que una entrada de blog precisa.

¿Vosotros qué tal? Ya estáis con las recetas de Navidad?? =D Para mi receta de hoy, aún estoy aprovechando que aún estamos en Noviembre y así os traigo esta receta con matices otoñales =D
¿Os animáis? Pues vamos allá:



Esta receta la hice como hace mil años creo, y me pareció un combinación segura y que prometía mucho: un bizcocho Bundt Cake de chocolate acompañado de marrón glacé. ¿Qué es eso? (Eso es queso, jajajaja :P) ¡Nooo, el marrón glacé es una castaña confitada que suele venderse en esta época. A pesar de que es una delicia, no es un dulce que atraiga a muchos en mi casa, por lo que tenía que transformarlos en otra cosa que llamara más la atención. Esta iluminación me llegó a través de I Love Bundt Cakes cuando me topé con esta maravillosa receta =)
Seguí las indicaciones, aunque modifiqué algunas cosillas en cuanto a los ingredientes ;)

Total, que hechas ya las presentaciones, vayamos a por la receta, ¿no? Que segurito que estáis deseando, (no me quiero imaginar cómo andan vuestros niveles dulces, jejej =D)
En mi caso, utilicé el molde Bavaria de Nordic Ware de 10 tazas ;)

- 200g de mantequilla blandita.
- 180g de azúcar normal.
- 150g de azúcar morena.
- 4 huevos.
- 100g de chocolate tipo Postres derretido.
- 250ml de leche.
- Un puñadito de marrón glacé troceados.
- 400g de harina.
- 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar Valor.
- 2 cucharaditas de levadura.
- 1/2 cucharadita de bicarbonato.
- Una pizca de sal.
- 1 cucharadita de canela.

Para la cobertura: otros 100g más de chocolate tipo Postres derretido.
1. Precalentar el horno a 180ºC y engrasar el molde Bundt elegido, asegurando que lleguemos bien a todos los huecos que caracterizan a estos moldes. Espolvoreamos harina por encima y llevamos al frigo donde reservaremos.

2. En un bol, mezclar la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la canela, el cacao en polvo y la sal. Tamizar el conjunto y reservar.

3. En otro recipiente distinto, batir la mantequilla con los dos tipos de azúcar con la ayuda de varillas eléctricas, hasta conseguir una textura cremosa.


4. Añadir ahora los huevos, de uno en uno e incorporando bien antes de añadir el siguiente. A continuación, incorporamos el chocolate derretido e integramos

5. Ahora, iremos añadiendo la mezcla de harina en 3 tandas, alternándola con la leche, de forma que empezamos y acabamos con la harina. Integramos bien tras cada adición, con cuidado de no sobrebatir.

6. Finalizamos con los trocitos de marrón glacé, que colocaremos en la masa y distribuiremos bien por toda ella, con ayuda de una espátula. Vertemos a continuación la masa sobre nuestro molde y llevamos al horno, (colocándolo sobre la rejilla ;D), donde lo mantendremos durante al menos 45-55 minutos, (o hasta que pinchemos con un palito y éste salga limpio). 

6. Una vez listo, sacaremos del horno y seguiremos el proceso habitual para los Bundt Cakes: dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Pasado el tiempo, comenzamos a mover con cuidado el molde para que se despegue de las paredes. Cuando se note que se ha despegado, desmoldaremos dándole la vuelta y se dejará reposar sobre la rejilla hasta que se enfríe completamente.


7. Una vez frío, prepararemos la cobertura de chocolate: derretimos al baño maría el chocolate y verteremos por encima del bundt cake.  


Y listísimo para ser degustado. Apetece comerse ahora un trozo..., ¿verdad?.., (o más de uno, jijij =D). Además, los sabores y el aspecto es muy otoñal, perfecto para acompañar estas tardes fría. 


Interior muy jugoso y con un sabor adictivo, así que sí o sí tenéis que probarlo jeje. Si no tuvierais marrón glacé, lo podríais sustituir por algún fruto seco que os guste. Ya es cuestión de cada uno ;D



¿Tenéis ya pensadas vuestras recetas para Navidad? ¿No? Pues estad atentos a las próximos días que comenzaré ya a desempolvar el cajón de las sugerencias/ideas/inspiraciones navideñas =D


Pues vamos, todos a prepararnos una bebida calentita para acompañar esta delicia de bizcochito y a merendar se ha dicho! =) 

We could explore and watch much more.
Espero que os vaya muy bien la semana y que esté repleta de momentos dulces! =)

.....hasta la próxima receta!! =) =)

lunes, 31 de octubre de 2016

Vasitos de Lodo Con Gusanos, {..This is Halloween... =D}

¡¡Holitas!! ¿Qué tal estáis? =) ¿Cómo van los preparativos para la noche de Halloween? ¿O celebráis más el Día de los Santos? ¿Hacéis algo especial en estos días, algún dulce tradicional que realicéis por estas fechas?
Yo la verdad es que no soy muy fan de ninguna, pero, dado que en estos días los blogs se suelen llenar de propuestas para estas festividades, Dulceterapia también quería ofrecer su propuesta dulce por si necesitáis algo de inspiración de última hora =D

Esta receta que os traigo es la que hice el año pasado para una cena que organizaron unos amigos con la temática de Halloween y a la que había que llevar cada uno comida ambientada en dicha temática y claro, como no podía ser de otra manera, yo me ofrecí a realizar el postre tenebroso, jejej
Ya os digo que, como hice estos vasitos para el mismo día 31 por la noche, no me dio tiempo a subirla al blog, (que será lo que me pase también este año, jejeje ;D)

Antes de que avancéis, os aviso que esta receta no es apta para todos los gustos, sólo para aquellos valientes..., pues..., no a todo el mundo le gusta el lodo...y muchos menos los gusanos, jejejej ¿estáis listos para degustarlos?
Pues vamos allá...



Aquí tenéis estos deliciosos vasitos de lodo, (o también llamado mousse de chocolate en algunos lugares ;D), con sus gusanos correspondientes, (de gominola, claro, jeje). ¿Verdad que quedan muy divertidos?
La inspiración me llegó a través de Pinterest, en donde vi estos vasitos, así que me puse a buscar por la red y me encontré con esta receta de Las recetas de MJ, que me encantó por la sencillez y lo bien explicada que quedaba.
Seguí las indicaciones tal como indicaba, aunque aumenté las cantidades con respecto a las originales. Si vosotros queréis menor cantidad, sólo tenéis que disminuirlas ;D
Así que, hechas ya las presentaciones, vamos al lío repostero ;D
Para unos 15 vasitos:
- 5 huevos.
- 625g de leche.
- 500g de chocolate tipo Nestlé Postres, mezclado con chocolate con leche. Las proporciones según los gustos de cada uno. En mi caso, fue una tableta de chocolate con leche y el resto del peso fue chocolate Postres.
- 50g de mantequilla.
- Galletas Oreo.
- Gusanos de gominola. 

Por los ingredientes no me diréis que no a la receta, ehn??!! =D
1. Comenzamos separando las yemas de las claras. 
Las yemas, las colocaremos en un cazo, junto con la mantequilla y la leche y las claras se colocarán en otro recipiente distinto para montarlas posteriormente.

2. El cazo donde están las yemas, se colocará a fuego medio e iremos removiendo de forma continuada. Cuando esté a punto de hervir, se añadirá el chocolate troceado y retiramos del fuego.

3. Removemos el conjunto hasta que el chocolate esté completamente derretido e integrado con el resto de la crema. Ahora, reservaremos hasta que se enfríe.

4. Una vez que la crema anterior, se haya enfriado, procederemos a montar las claras a punto de nieve, con ayuda de unas varillas eléctricas, añadiéndole unas gotitas de limón para ello.

5. Una vez montadas, se incorporarán a la crema de chocolate con movimientos suaves y envolventes para evitar que se bajen.

6. Una vez que esté todo bien integrado y homogéneo, repartimos la mousse en los vasitos correspondientes, llenándolos hasta la mitad aproximadamente y dejaremos a continuación reposar en la nevera un mínimo de 4 horas, para que así pueda alcanzar su textura perfecta.

7. Una vez que haya adquirido la textura esperada, procederemos al montaje de nuestros vasitos de lodo. Para ello, machacamos las galletas Oreo hasta pulverizar, para que pueda similar la "tierra" que cubre el "lodo". 

8. Ahora, vamos repartiendo la "tierra" de Oreos machacadas por encima de la mousse y finalizamos colocándole gusanos de gominola.


Sólo quedará ya que alguien se atreva a probarlos, jujuju. ¿Quiénes serán los atrevidos? Aviso también que quien no lo sea, se perderá el probar esta delicia de postre que, además resulta muy ligero, y nada empalagoso. ¡¡Perfecto para culminar cualquier celebración!! ;)

Bueno, espero que os animéis a probar esta receta y que dejéis a todo el personal con la boca abierta cuando os vean aparecer con estas vasos llenos de gusanos, jejej. ¡¡Muy originales y deliciosos!!
Además, resultan graciosos, pero sin resultar desagradables..., que hay por la red algunas presentaciones de comidas para Halloween que resultan hiper-desagradables para tratarse de comidas, la verdad ¬¬


Bueno, por mi parte me toca ir despidiéndome que me tengo que poner al lío con el resto de asuntos que tengo pendientes, jejeje
Espero que probéis esta delicia, (aunque sea sin la temática Halloween, jejej, porque es una mousse deliciosa ;D), y contadme cuáles son vuestros planes reposteriles para estos días ;)


Happy Halloween!
A disfrutar del puente o, al menos, del día festivo de mañana!! Que os sirva para descansar y para hornear cositas ricas también, claro, jeje =D

....hasta la próxima recetichi!! =) =)

jueves, 13 de octubre de 2016

Pastel de Limón y Chocolate Blanco, {endulcemos el mes de octubre =D}

¡¡Buenas a tod@s!! =D ¡¡Sííí!! Sigo por aquí, no os había abandonado y dejado a la deriva en un mundo sin Dulceterapia, jejeje, 
Ainss..., os aseguro que yo soy la primera que estoy necesitando ya una buena dosis y tarde de hornear bizcochitos ricos, calentitos..., en estas tardes frescas que se están dejando caer...
La verdad es que siento que ha pasado un siglo, (no soy ni exagerada, ¿verdad? =D), desde la última entrada, y es que desde que empezaron las clases en la facultad, estoy que me falta el tiempo para todo. Vamos, hoy ha sido casi un milagro encontrar el hueco para acercarme por aquí, y prácticamente ha sido gracias al festivo de ayer con el que pude adelantar algunas cosas de la facultad que tenía que hacer para esta semana sí o sí. 

Así que, aprovecharé la oportunidad de hoy para enseñaros una de las últimas recetas nuevas que hice allá por el siglo pasado =D. No es que no haya hecho dulces desde entonces, pero por lo del tiempo que os decía, o han sido encarguitos o han sido recetas que ya había hecho anteriormente, (así evitaba sorpresas y tenerlas que fotografiar..., economizando el tiempo a tope jejeje). De todas formas, si me seguís por Instagram seguro que estáis al tanto ;D y si aún no sois seguidores, vamoss, que os lo estáis perdiendo =D

Bueno, disculpad el textazo de hoy, pero es que llevo tanto sin escribir que os tenía que poner al día!! =D jijij y como imaginaréis, no vengo sólo para eso, sino que os endulzaré la tarde con esta recetaza espectacular....


Un delicioso pastel de limón con trocitos de chocolate blanco. No está nada mal, ¿verdad? Esta receta, como muchas de las que os estoy enseñando últimamente, vino de la genial Aliter Dulcia que la publicó en su Instagram. Seguí las indicaciones que daba, aunque yo aumenté las cantidades originales para adaptarlas a mi molde, así como le añadí los trocitos de chocolate blanco.
Es una receta muy asequible para todo el mundo y cuyo resultado es una pasada, tan jugoso y con el punto justo de limón, (que yo, a diferencia de mi novio, no soy muy fan de la acidez..., sólo hay que ver el blog, jejeje)

Total, que espero que os pongáis al lío y que no dejéis de probar esta delicia, ¿os he convencido ya? Pues vamos, everybody a las cocinas!!

- 5 huevos.
- 5 yogurts griegos.
- La ralladura y el zumo de un limón.
- 80g de Maizena.
- 200g de azúcar.
- Trocitos de chocolate blanco, al gusto.

Para decorar:
- Azúcar glass y zumo de limón.
- Rodajas de limón.

1. Comenzamos precalentando el horno a 180ºC y preparando el molde elegido, (en mi caso, uno desmontable de 23cm), forrándolo con papel vegetal. Reservar.

2. Separamos las yemas de las claras en 2 recipientes distintos. A las claras, se le añadirán unas gotitas de zumo de limón y se montarán con ayuda de unas varillas eléctricas hasta punto de nieve. Reservamos.

3. En el recipiente donde teníamos las yemas, se añade todo el yogurt, así como el azúcar, la ralladura y el zumo de limón y se batirá el conjunto hasta homogeneizar.

4. A la mezcla anterior, se le incorporará ahora la Maizena tamizada. Integramos bien con ayuda de una espátula y seguidamente, añadimos los trocitos de chocolate blanco. Repartiremos bien por toda la masa con la espátula.

5. Por último, iremos añadiendo las claras montadas, en varias tandas, con cuidado e integrándolas con la espátula con movimientos envolventes. De esta forma, evitaremos que se nos baje. 

6. Una vez que la crema esté homogénea e integrada, verteremos sobre el molde reservado y llevaremos al horno donde tendremos unos 35-40 minutos, o hasta que veamos que está hechito y que el centro está ligeramente tembloroso.

7. Una vez listo, sacaremos del horno y dejaremos enfriar por completo sobre una rejilla.

8. Una vez que esté completamente frío, realizaremos el glaseado: colocar una porción de azúcar glass en un bol pequeño y verter una cucharadita de zumo de limón. Mezclar e ir añadiendo más zumo según la consistencia que busquemos. Recordar ir siempre poco a poco en la adición del líquido, pues si nos pasamos tendremos que tirar de azúcar glass y podemos entrar en un bucle sin fin: azúcar glass-líquido-azúcar, jeje :D :D
Una vez conseguida la consistencia buscada, verteremos por encima de nuestro pastel. 
Podemos terminar decorándolo con unas rodajas de limón ;)


Y listísimo, ahora sólo quedará el mejor paso del todos: probar y disfrutar de esta delicia =) =)



¡¡No me diréis que no es una receta sencilla, rápida y ultradeliciosa!! =) =)Con el dulzor y la acidez perfectamente equilibrados, aunque, para corroborarlo, sólo os queda la opción de hacerla, jijij
Además es muy agradecida porque con muy poquitos ingredientes sale una maravilla :)


El pastel estaba delicioso..., de hecho, viendo las fotos se me ha antojado!! jejejej así que si lo hacéis, mandadme un trocitooo =) =)

Por ahora, y para irme despidiendo por hoy, me conformo con mi trocito fotografiado, jijij =D


Y vosotros, ¿andáis ya liados con las recetas otoñales? Intentaré no tardar tanto para mi próxima visita, peero, mientras tanto, para que no os falten vuestras dosis de Dulceterapia, recordar que podéis visitar su Instagram ;D

A little magic never hurts.
¡¡Disfrutad mucho del finde que está aquí ya, pero ya y que horneéis muchas cositas ricas :D!!

....hasta la próxima recetichi!! =) =) 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Cheesecake de Nutella y Avellanas, {celebrando el Día del Chocolate ;D}

¡¡Holis!! ¿Qué tal? ¿Cómo sigue ese mes de septiembre. Ya adaptados a la vuelta  a la rutina y a la normalidad? Seguro que ya tenéis la sensación de haberos olvidado de las vacaciones, pero sí, os aseguro que las tuvisteis, sino mirad algunas de las fotos de vuestros móviles jeje ;D

En mi caso, estoy ya dentro de mis últimos días de vacaciones, ya que el próximo lunes ya comienza de nuevo el nuevo curso de la facultad. ¡¡Estoy hasta nerviosa y todo!! jijij 
Así que para sobrellevar estos días de rutina, de cambios de temperaturas, (¿de repente estamos en invierno? jeje), nada mejor que una buena ración de Dulceterapia y en esta ocasión, con una buena dosis de chocolate, dado que ayer día 13 se celebró el Día Internacional del Chocolate, (al parecer el origen de este día fue en conmemoración al escritor británico Roald Dahlautor del libro, "Charlie y la fábrica de chocolate").
Pues eso, que desde aquí no podíamos dejar de homenajear al chocolate, así que tachán, tachán...


 Nada más y nada menos que os traigo esta señora tartaza de queso con Nutella y avellanas. ¿Puede ser mejor acompañante dulce? 
Absolutamente deliciosa y chocolatosa, pero para nada empalagosa, así que nada de quejaros en ese aspecto. Además, os reto a que lo comprobéis por vosotr@s mism@s, jeje. Así podréis ver si me equivoco o no, jejej ;D

La receta la apunté de forma inmediata en cuanto la vi en el blog L´Exquisit y es que, ¿cómo resistirse a no hacer esta tartaza con esos ingredientes? Además, es de las tartas de quesos con horneado, que al menos para mí siempre son un punto a favor, (soy más fan de las cheesecakes horneadas). Y aprovechando esta bajada de temperaturas, nada mejor que encender un ratín el horno para poder degustar posteriormente esta delicia chocolateada.
Encima, cuando veáis lo sencilla que es de realizar y la poca cantidad de ingredientes que precisa, seguro que os pasa como a mí y os la apuntáis en el acto ;)

¿Os animáis? Pues vamos, todos al lío:
Para la base:
- Unos 200g de galletas y algunas avellanas.
- Una porción de mantequilla.

Para el relleno:
- 400g de Nutella.
- 500g de queso crema tipo Philadelphia.
- 60g de azúcar.
- 3 huevos.
- 75g de avellanas, trituradas en trozos no muy pequeños.
1. Lo primero, será precalentar el horno a 175ºC y preparar el molde sobre el que vayamos a preparar la tarta, (en mi caso, uno desmontable de 23cm), forrándolo con papel vegetal. Reservamos. Seguidamente, comenzaremos con la preparación de la base: triturar bien las galletas junto con las avellanas y en un cazo derretir una porción de mantequilla. Una vez derretida la mantequilla, se le añade la mezcla de galletas para hacer una pasta. Forramos con esta pasta la base del molde, sellándolo bien. Meter en el frigo para que coja consistencia. 

2. Ahora vamos con el relleno: en un bol, ponemos el queso crema y el azúcar. Batimos bien hasta que se integren y adquiera textura cremosa.
A continuación, le añadimos la Nutella y mezclamos hasta que se haya unificado el conjunto.

3. Ahora, iremos añadiéndole los huevos de uno en uno, no incorporando el siguiente hasta que el previo esté integrado.

4. Una vez que esté toda la crema bien integrada y homogeneizada, vertemos sobre la base de galletas que teníamos reservada y alisamos la superficie con una espátula
Para finalizar, cubrimos la superficie de la tarta con las avellanas que teníamos troceadas, asegurando que cubra la mayor parte de la superficie.

5. Llevamos al horno, donde la tendremos unos 40-50 minutos, o hasta que pinchemos con un palito y éste salga limpio. Al ser una tarta de queso, lo ideal es que la zona central aún esté ligeramente temblorosa cuando la vayamos a sacar. 

6. Una vez lista, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


Y lista, ya podréis disfrutar de esta tarta. Ideal para acompañar el café, el postre o daros un capricho porque sí, porque estáis llevando la vuelta al cole de maravilla.


Mirad el corte, ¡¡pintaza máxima!! =D 
Y como habréis podido comprobar, apenas lleva elaboración, sólo mezclar un poco y ya el horno se encarga de finalizar la tarea, jeje
Yo que vosotros no lo dudaría más, seguro que tenéis un bote de Nutella por vuestras cocinas que reclama ser utilizado ;D



Y con esta imagen me voy despidiendo ya para que así os dé tiempo a hacerla hoy mismo, jijij. 
Nada mal para celebrar el Día del Chocolate, ¿no?


¡¡Animo para lo que queda de semana, el finde ya casi está aquí ;) y recordar eso de "No importa la pregunta, el chocolate será siempre la respuesta" ;)

...hasta la próxima recetichi!! =) =)

lunes, 5 de septiembre de 2016

Bizcocho de Manzana y Queso, {endulcemos el inicio de Septiembre ;D}

"...Volver a empezarr, otra vez, volver a estrenar zapatos y libros, volver a encontrar a los viejos amigos y juntos volverrr, a empezar!" =) Ohh, habrán pasado años desde aquel anuncio de "La Vuelta al Cole", pero para mí sigue siendo inevitable no recordarla una vez que llega septiembre: septiembre es y será siempre sinónimo de la "Vuelta al...", ya sea al cole, al trabajo, a la facultad..., (la mía esta a la vuelta de la esquina ya..jeje =D).

Y tras este inicio del post tan musical, (porque claramente doy por hecho que se habrá leído cantando, jeje =D), con recuerdos de otras épocas, y con esa melancolía que puede traer ese fin de las vacaciones, esa vuelta a la rutina..., no veo nada mejor que traeros una recetaza para llevar el inicio de este mes de la forma más dulce y deliciosa posible =) 
Con todos vosotr@s, tachán, tachán.... =)


Un delicioso bizcocho de manzana y queso: superjugoso, delicioso y con un sabor a manzana, es-pec-ta-cu-lar!! Creo que es uno de los mejores bizcochos de manzana que he probado nunca :)

Esta receta la tengo guardada desde que la vi en el Instagram de Aliter Dulcia, donde la compartió con sus seguidores y como siempre ocurre con sus recetas, nunca defraudan, ¡el resultado fue absolutamente espectacular!
Seguí las indicaciones tal y como indicaba, aunque modifiqué alguna cosilla, (en lugar de solo canela, añadí mezcla de especias y disminuí ligeramente el azúcar de la receta original). 
¿Os animáis? Os aseguro que os arrepentiréis si no la hacéis :)
- 2 manzanas grandecitas, lavadas y sin pelar, (yo utilicé Golden).
- 2 huevos.
- 250g de queso mascarpone.
- 200g de harina.
- 1 cucharadita de levadura en polvo.
- Una pizca de sal.
- 340g de azúcar.
- 120g de mantequilla blandita.
- 1 cucharadita de mezcla de especias, (canela, jengibre, nuez moscada, clavo y cardamomo).


1. Comenzamos precalentando el horno a 180ºC y preparando el molde, (redondo desmontable de 23cm), forrándolo con papel vegetal. Reservamos.

2. En un bol, batimos el azúcar junto con la mantequilla con ayuda de varillas eléctricas hasta que esté cremoso. Incorporamos el queso mascarpone y batimos nuevamente para integrar el conjunto y obtener textura cremosa y uniforme.

3. A continuación, añadiremos los huevos de uno en uno, no incorporando el siguiente hasta que el anterior esté añadido.

4. En un recipiente aparte, mezclamos la harina junto con la levadura, la sal y las especias. Tamizamos y añadimos poco a poco a la crema anterior, integrándolo con ayuda de una espátula.

5. Ahora, cogemos una de las manzanas, la troceamos en cuadraditos pequeños y se añaden a la crema. Distribuimos bien con ayuda de la espátula.

6. Vertemos sobre el molde reservado. Ahora, laminamos la otra manzana y se colocará por encima, cubriendo la superficie y colocándolas de forma bonita. Espolvoreamos un poco de canela por encima y llevamos al horno, donde estará alrededor de una hora, o hasta que pinchemos con un palito y éste nos salga limpio.

7. Una vez listo, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Una vez frío, desmoldar y cortarse un buen trozo de esta delicia y a disfrutar!! =) =)



¡¡No me digáis que no tiene una megapintaza!!
Ya os digo que no he probado bizcocho de manzana más delicioso, tan jugoso..., perfecto para endulzar y mejorar cualquier día ;)

¿Queréis un trocito? =)



Además, como habéis podido ver por la elaboración, es una receta muy sencilla de hacer y sin ingredientes extraños. Vale, que quizás hoy, precisamente hoy os echa para atrás meteros en la cocina a encender el horno, peeero, en cuanto nos den un respiro estos calores, tenéis que hacerlo sí o sí. =)





Pues mientras yo también disfruto de mi trocito de bizcocho con mi café de la tarde, me voy despidiendo ya. Espero que os animéis a probar esta receta, porque de verdad que el resultado es espectacular!! =) =)



Os dejo con la gran protagonista de esta receta jijij. 
Espero que vuestras "Vueltas al..." hayan ido o estén yendo de la mejor forma posible y sino es así, al menos disfrutad de un buen trozo de Dulceterapia =)

Smile with a little help from friends.
...hasta la próxima recetichi!! =) =)

martes, 23 de agosto de 2016

Magdalenitas de Zanahoria, {una forma deliciosa de endulzar la semana :) }

¡¡¡Holis!! =) ¿Qué tal estáis? ¿Cómo ha ido el comienzo de la semana? ¿Aún estáis de vacaciones u os estáis enfrentando a la operación retorno? ¬¬
Bueno, en mi caso he estado una semanilla más desaparecida porque me fui a mi casa a pasar unos días allí y luego he estado en modo playita jejee..., peero, hoy de nuevo estoy por aquí, y no vengo con las manos vacías, jejeje, sino que os traigo una receta perfecta para subir esos niveles azucarados, que seguro que andan por los suelos ;D

Receta muy sencilla de hacer y que será perfecta para sorprender en la merienda o en el desayuno. Además, tiene el plus que no lleva nada de lácteos, por lo que para los alérgicos o intolerantes a éstos, ésta es vuestra receta.
Vale, sí, me habéis pillado, no esta exenta de un inconveniente, (pero muy pequeño): necesita un poco de horno para su realización, pero, don´t worry!, podéis dejarlos metidos en el horno dejando a éste hacer su trabajo y no es obligatorio que os quedéis pegados a él en el proceso, jejeej ;)


Con todos vosotros, unas deliciosos magdalenitas de zanahoria, cubiertas por un sencillo glaseado. 
La receta original, extraída del fabuloso libro de El Rincón de Bea, "Delicias para Compartir", era un cupcake con su correspondiente cobertura de queso crema, pero cuando hice esta receta, una de las personas que iba a probarla era intolerante a la lactosa, por lo que esta cobertura la tuve que modificar y simplemente me decanté por un glaseado sencillo de azúcar glass :)
En cualquier caso, estaban espectaculares, superjugosas gracias a la zanahoria, suaves y con un sabor delicioso a las distintas especias que lleva.

Con respecto a la receta, seguí las indicaciones del libro, aunque hice alguna pequeña modificación, (básicamente a la hora de añadir más especias y no sólo canela ;D)
Pero ya os digo que la receta es muy sencilla y muy rápida de hacer, absolutamente apta para los que no sois muy fans de la cocina ;)

¿Os animáis? Pues vamos, tod@s allá ;)
En mi caso, doblé las cantidades originales, y me salieron unos 24 unidades. Si queréis menor cantidad, solo tenéis que hacer la mitad :)
- 4 huevos.
- 300g de azúcar.
- 300g de zanahoria rallada muy fina.
- 250ml de aceite de oliva.
- 250g de harina.
- 1 cucharadita de bicarbonato.
- Una pizca de sal.
- 1,5 cucharaditas de levadura en polvo.
- 1 cucharadita de mezcla de especias, (es una elaborada por mí y lleva canela, jengibre, clavo, cardamomo y nuez moscada).

Para el glaseado:
- Azúcar glass y agua.
1. Comenzamos precalentando el horno a 180ºC y colocando las cápsulas de papel en una bandeja para muffins y magdalenas. Reservamos.

2. En un bol, añadiremos la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias. Mezclamos y tamizamos el conjunto. Reservamos.

3. En un recipiente distinto, batiremos los huevos junto con el azúcar hasta que blanqueen un poco y hayan aumentado ligeramente su volumen.

4. A continuación, le incorporamos el aceite e integramos bien hasta homogeneizar.
Ahora, le añadiremos la mezcla reservada de harina, en varias tandas, e integrando bien cada adición hasta que tengamos una crema uniforme.

5. Por último, le añadimos la zanahoria rallada, (para mí rallar zanahorias es la peor parte de todas las recetas que la llevan ¬¬. Por eso creo que no hago tantas recetas con zanahoria como me gustaría ¬¬) y distribuimos bien por la masa.

6. A continuación, iremos vertiendo esta masa en las cápsulas de papel, de forma que las rellenaremos unos 2/3 de éstas. Las llevaremos al horno, donde las tendremos unos 15 minutos, o hasta que pinchemos con un palito y éste salga limpio.

7. Una vez listas, sacamos la bandeja del horno, dejamos reposar las magdalenas dentro de ésta unos minutos y posteriormente las sacaremos para dejarlas enfriar por completo sobre una rejilla.

8. Una vez que estén completamente frías, realizaremos el glaseado: colocar una porción de azúcar glass en un bol pequeño y verter una cucharadita de agua. Mezclar e ir añadiendo más agua según la consistencia que busquemos. Recordar ir siempre poco a poco en la adición del agua, pues si nos pasamos tendremos que tirar de azúcar glass y podemos entrar en un bucle sin fin: azúcar glass-agua-azúcar, jeje :D :D
Una vez conseguida la consistencia buscada, verteremos por encima de las magdalenitas. 
Podemos terminar decorándolas con nueces o con lo que prefiráis ;)


Y listas, ya tendréis preparada una supermerienda que hará las delicias de todo aquel que tenga la suerte de probarlas.


¡¡Sólo tenéis que ver el interior para ver la pintaza máxima!! =D
Muy jugosas y blanditas, muy sabrosas con el aroma de las especias..., ¡¡uhmm, delicius!! =) 



La pena es que ya no las tengo en mi cocina, ¡¡jope!! Sólo me queda conformarme con el recuerdo y las fotos, jeje, así que para que no os pase lo mismo a vosotr@s, os animo a que os pongáis manos a la masa y ya veréis que delicia más deliciosa obtendréis como recompensa ;)

Así que vamos, todos a rallar ya las zanahorias mientras yo termino la entrada, jeje ;)
Por mi parte me voy despidiendo ya, para no interrumpiros en el proceso ;)

Espero que os animéis a hacerlas y que no os eche para atrás el calor. ¡¡Somos la resistencia, jeje, no hay calor tan grande como para quitar las ganas de hornear a una amante de la repostería!! jejej :)


¡¡Ánimo para los que no os hayáis ido aún de vacaciones y para los que están de vuelta de éstas!! En ambos casos, nada mejor que una magdalenita de zanahoria para subir esos ánimos =)

....hasta la próxima recetichi!! =) =)