Magdalenitas de Zanahoria, {una forma deliciosa de endulzar la semana :) }

¡¡¡Holis!! =) ¿Qué tal estáis? ¿Cómo ha ido el comienzo de la semana? ¿Aún estáis de vacaciones u os estáis enfrentando a la operación retorno? ¬¬
Bueno, en mi caso he estado una semanilla más desaparecida porque me fui a mi casa a pasar unos días allí y luego he estado en modo playita jejee..., peero, hoy de nuevo estoy por aquí, y no vengo con las manos vacías, jejeje, sino que os traigo una receta perfecta para subir esos niveles azucarados, que seguro que andan por los suelos ;D

Receta muy sencilla de hacer y que será perfecta para sorprender en la merienda o en el desayuno. Además, tiene el plus que no lleva nada de lácteos, por lo que para los alérgicos o intolerantes a éstos, ésta es vuestra receta.
Vale, sí, me habéis pillado, no esta exenta de un inconveniente, (pero muy pequeño): necesita un poco de horno para su realización, pero, don´t worry!, podéis dejarlos metidos en el horno dejando a éste hacer su trabajo y no es obligatorio que os quedéis pegados a él en el proceso, jejeej ;)


Con todos vosotros, unas deliciosos magdalenitas de zanahoria, cubiertas por un sencillo glaseado. 
La receta original, extraída del fabuloso libro de El Rincón de Bea, "Delicias para Compartir", era un cupcake con su correspondiente cobertura de queso crema, pero cuando hice esta receta, una de las personas que iba a probarla era intolerante a la lactosa, por lo que esta cobertura la tuve que modificar y simplemente me decanté por un glaseado sencillo de azúcar glass :)
En cualquier caso, estaban espectaculares, superjugosas gracias a la zanahoria, suaves y con un sabor delicioso a las distintas especias que lleva.

Con respecto a la receta, seguí las indicaciones del libro, aunque hice alguna pequeña modificación, (básicamente a la hora de añadir más especias y no sólo canela ;D)
Pero ya os digo que la receta es muy sencilla y muy rápida de hacer, absolutamente apta para los que no sois muy fans de la cocina ;)

¿Os animáis? Pues vamos, tod@s allá ;)
En mi caso, doblé las cantidades originales, y me salieron unos 24 unidades. Si queréis menor cantidad, solo tenéis que hacer la mitad :)
- 4 huevos.
- 300g de azúcar.
- 300g de zanahoria rallada muy fina.
- 250ml de aceite de oliva.
- 250g de harina.
- 1 cucharadita de bicarbonato.
- Una pizca de sal.
- 1,5 cucharaditas de levadura en polvo.
- 1 cucharadita de mezcla de especias, (es una elaborada por mí y lleva canela, jengibre, clavo, cardamomo y nuez moscada).

Para el glaseado:
- Azúcar glass y agua.
1. Comenzamos precalentando el horno a 180ºC y colocando las cápsulas de papel en una bandeja para muffins y magdalenas. Reservamos.

2. En un bol, añadiremos la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias. Mezclamos y tamizamos el conjunto. Reservamos.

3. En un recipiente distinto, batiremos los huevos junto con el azúcar hasta que blanqueen un poco y hayan aumentado ligeramente su volumen.

4. A continuación, le incorporamos el aceite e integramos bien hasta homogeneizar.
Ahora, le añadiremos la mezcla reservada de harina, en varias tandas, e integrando bien cada adición hasta que tengamos una crema uniforme.

5. Por último, le añadimos la zanahoria rallada, (para mí rallar zanahorias es la peor parte de todas las recetas que la llevan ¬¬. Por eso creo que no hago tantas recetas con zanahoria como me gustaría ¬¬) y distribuimos bien por la masa.

6. A continuación, iremos vertiendo esta masa en las cápsulas de papel, de forma que las rellenaremos unos 2/3 de éstas. Las llevaremos al horno, donde las tendremos unos 15 minutos, o hasta que pinchemos con un palito y éste salga limpio.

7. Una vez listas, sacamos la bandeja del horno, dejamos reposar las magdalenas dentro de ésta unos minutos y posteriormente las sacaremos para dejarlas enfriar por completo sobre una rejilla.

8. Una vez que estén completamente frías, realizaremos el glaseado: colocar una porción de azúcar glass en un bol pequeño y verter una cucharadita de agua. Mezclar e ir añadiendo más agua según la consistencia que busquemos. Recordar ir siempre poco a poco en la adición del agua, pues si nos pasamos tendremos que tirar de azúcar glass y podemos entrar en un bucle sin fin: azúcar glass-agua-azúcar, jeje :D :D
Una vez conseguida la consistencia buscada, verteremos por encima de las magdalenitas. 
Podemos terminar decorándolas con nueces o con lo que prefiráis ;)


Y listas, ya tendréis preparada una supermerienda que hará las delicias de todo aquel que tenga la suerte de probarlas.


¡¡Sólo tenéis que ver el interior para ver la pintaza máxima!! =D
Muy jugosas y blanditas, muy sabrosas con el aroma de las especias..., ¡¡uhmm, delicius!! =) 



La pena es que ya no las tengo en mi cocina, ¡¡jope!! Sólo me queda conformarme con el recuerdo y las fotos, jeje, así que para que no os pase lo mismo a vosotr@s, os animo a que os pongáis manos a la masa y ya veréis que delicia más deliciosa obtendréis como recompensa ;)

Así que vamos, todos a rallar ya las zanahorias mientras yo termino la entrada, jeje ;)
Por mi parte me voy despidiendo ya, para no interrumpiros en el proceso ;)

Espero que os animéis a hacerlas y que no os eche para atrás el calor. ¡¡Somos la resistencia, jeje, no hay calor tan grande como para quitar las ganas de hornear a una amante de la repostería!! jejej :)


¡¡Ánimo para los que no os hayáis ido aún de vacaciones y para los que están de vuelta de éstas!! En ambos casos, nada mejor que una magdalenita de zanahoria para subir esos ánimos =)

....hasta la próxima recetichi!! =) =)

Comentarios

  1. Pues con el glaseado también tienen que estar buenísimas, si me apuras menos empalagosas. Besines!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) sii, estaban deliciosas!! Tan jugosas!! Perfectas! :)

      Eliminar
  2. Pues con el glaseado también tienen que estar buenísimas, si me apuras menos empalagosas. Besines!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares